Celebrar y aprender,+Mujeres en UX CR cumplió su primer aniversario.

Charla con Diana Zuleta, “Seguir diseñando 10 años después”

Por Karol Ovares y Priscila Gonzalez

Agosto siempre será uno de los meses más importantes para nuestra comunidad de Más Mujeres en UX en Costa Rica. En este mes, estamos de aniversario y en este año 2020, -un año lleno de muchos retos personales y profesionales para todas- tenemos la dicha de cumplir nuestro primer año.

Nos habría encantado tener la capacidad de poder reunirnos y tener una gran celebración digna de nuestras reuniones, con la oportunidad de poder compartir experiencias y brindar con un vino como amigas y colegas.

Parte de lo que nos ha traído el 2020 desde el aspecto positivo es trabajar en la resiliencia y desde esta perspectiva, entendemos que a pesar de que no pudimos celebrar juntas de manera física podemos sentir la misma calidez y unidad por medio de la tecnología. Lo que nos une es la emoción, la sororidad y las ganas de seguir creciendo y aprendiendo en comunidad.

Es por esta razón que el viernes 28 de agosto celebramos gracias a la compañía y participación de una invitada de lujo y que ha estado acompañándonos desde el día 1, Diana Zuleta, directora de arte interactivo y fundadora y directora de Pulse.

Un viaje de 10 años a través del diseño.

Con nuestras copas de vino en mano, Diana nos compartió una charla llena de muchos sentimientos y emociones donde con el título: “Seguir diseñando, 10 años después” pudimos ser partícipes de sus reflexiones personales sobre la razón de por qué y para qué sigue diseñando luego de una década de aprendizaje y sus ganas de seguir adelante diseñando el futuro.

Para Diana, seguir diseñando 10 años después de haber iniciado su práctica ha significado un gran viaje de reflexión con altos y bajos constantes y que le han permitido encontrarse, reconocerse y reflexionar sobre el propósito de su trabajo.

Durante este “veinte-veinte” el viaje no ha sido sencillo. Este viaje ha sido, de manera personal y profesional, muy fuerte y va más allá de la creación de cualquier producto,

principalmente ante una responsabilidad y compromiso muy grande por mantener a flote Pulse y su equipo de trabajo. Destaca que ha pasado por momentos de desesperación, felicidad y tristeza acompañada del cansancio.

Sabe muy bien que sus decisiones a ratos pueden parecerle a las demás personas un viaje sumamente arriesgado ya que sostener una empresa en este momento es inviable, donde casi todas las probabilidades definen que lo mejor es cerrar, pero no se da por vencida. Por tanto, constantemente tiene conversaciones con asesores legales y colegas sobre cómo seguir.

“Cuando uno está nadando contra corriente y está tomando la decisión que nadie más está tomando, eso lo afecta a uno y a los demás, en sus propias decisiones, en su seguridad, en su vulnerabilidad. Cada quien define lo que lo puede motivar a seguir adelante.”

A partir de este reto profesional tan grande, inició con una bitácora o cuaderno de pensamientos personales que le ha ayudado a poder canalizar y analizar muchas situaciones y sentimientos presentes durante estos meses. Este espacio además le ha ayudado a entender y recordar qué le apasiona.

Diana nos compartió algunos de sus pensamientos que ha tenido sobre de qué sirve ser diseñadora de experiencias:

  1. ¿Y si nuestro trabajo como diseñadores gira en torno a resolver necesidades o a generar sentimientos?

Es la idea de que, por defecto, la práctica de diseño parta de que los productos que diseñemos sean necesidades o sentimientos como por ejemplo: sorpresa, curiosidad, esperanza, serenidad, calma, alivio, autonomía.

Busca hacer una conexión entre los productos que diseña y las necesidades y sentimientos humanos. Nos comenta que le encantaría pensar que lo que ella y su equipo producen son experiencias que generan sorpresa o curiosidad, como punto de partida a aportes reales en la experiencia de vida de las personas.

2. Criterio:

Es aquello que diferencia a un buen diseñador.

Considera que los mejores profesionales no son aquellos que saben más sobre la realización de algunas tareas sino quienes tienen mejor criterio, el cual incluye: pensamiento estratégico, lógica, sensibilidad, empatía, juicio, claridad, nortes claros y propósitos. Diseñar, para Diana, es esencialmente tomar decisiones.

Exploración y flexibilidad.

Para Diana, una de las fortalezas al dirigir una empresa es ser diseñadora y es por esto que considera que en definitiva el diseño debe estar en el centro de todos los negocios.

Hace poco tiempo, recibió una llamada de una pareja de amigos muy queridos que le propusieron acompañarlos varios días en una casa bastante alejada de la ciudad, específicamente en playa Carrillo, Guanacaste.

Tras varios meses de no salir por la emergencia sanitaria que estamos viviendo, pensó sin mucho titubeo el poder viajar a esa zona y aprovechar la oportunidad para trabajar en un proyecto especial por medio de una residencia de diseño propia. Decidida y entusiasmada preparó su “oficina 20–20” la cual era una mochila y emprendió camino con su amado perro “Nano”.

Diana estuvo 20 días en su residencia de diseño y en ella encontró un espacio ideal para tener la capacidad de jugar y sentir libertad, inspiración y distintas perspectivas. Experimentó mucha disciplina y trabajo manteniendo siempre el contacto con su equipo de trabajo y dividiendo las horas del día para poder producir todo lo relacionado a Pulse por las mañanas y por la tarde trabajar en los proyectos y objetivos de la residencia.

Algo super importante que resalta de estos días fue la flexibilidad con la que pudo trabajar, ya que tenía la capacidad de moverse a diversos espacios de la casa donde se realizó la residencia, poder salir y disfrutar de otro ambiente mucho más tranquilo, seguro e ideal para la reflexión.

Esta flexibilidad le permitió sentirse mucho mejor anímicamente sin necesariamente dejar de recibir buenas y malas noticias por lo que entendió que el cambiar solo una cosa le ayudó a que lo demás también se sintiera flexible y distinto.

“El cambio es sumamente importante para practicar la flexibilidad, aunque sea un cambio tan sencillo como solamente moverse de espacios de trabajo en nuestra propia casa”

Hallazgos durante la residencia.

Sin duda este cambio de espacio y rutina le ayudaron muchísimo y pudo trabajar en la formulación de metodologías y proyectos nuevos. Durante la residencia desarrolló el diseño conceptual de un servicio enfocado en la generación de empleo en momentos de economía crítica.

Otro hallazgo de esta residencia fue recordar la necesidad de documentar, dejar que las cosas fluyan, tener ratos de reflexión, vivir y disfrutar de cada lugar, explorando distintas metodologías. Escribir, explorar, darse la oportunidad de encontrar nuevos espacios de inspiración.

En el proceso de la creatividad todo es válido pues hasta en los momentos más cotidianos de su vida, Diana nos cuenta que el diseño y prototipado han sido sus mejores aliados para resolver ciertas situaciones y prevenirlas.

Está bien volver a cero

Con la situación que vivimos este año 2020, Diana nos invita a hacernos un autoexamen de si lo que estamos haciendo y diseñando realmente nos gusta y es donde queremos estar. Además nos cuenta que entre los mayores retos ha sido la situación financiera en medio de una crisis económica y cómo puede llegar a afectar este factor en nuestras decisiones empresariales. Sin embargo, como dice el dicho no hay mal que por bien no venga. Esta situación le ha enseñado a rediseñarse como equipo, cuestionar sus roles así como el liderazgo descubriendo nuevos hallazgos.

Otras formas de abundancia

Entre otros aspectos, ella describe que hay muchas formas más de abundancia que toman mayor presencia y que pueden ser un factor de motivación en momentos críticos, entre ellas:

  • Diseñar para sus amigos. Con más tiempo para proyectos que lo usual, y motivados por seguir creando, esta época, le ha permitido colaborar en ser parte de los sueños de sus amigos emprendedores, apoyándose así unos con otros.
  • Diseñar para su vida: Diana nos cuenta que aprendió a descansar más y retomar más las relaciones con su familia, además de cuestionarse a donde quiere estar en varios años así como cuáles son sus deseos y anhelos.
  • No diseñar cosas sino curar necesidades: Ha llegado el momento de resolver aspectos diferentes, como diseñadores debemos resolver aspectos que realmente puedan mejorar la vida de las personas.

Redescubriendo sentimientos y necesidades

Un aspecto que le ha ayudado mucho en su viaje de exploración personal en los últimos años ha sido el aplicar la comunicación no violenta, el cual nos comenta que es una metodología de comunicación donde la base es la empatía, hablando así de necesidades y sentimientos. Ella nos cuenta que sin duda alguna relaciona directamente esta metodología con el diseño.

“Sentirse bien” y “sentirse mal” son expresiones usuales para referirnos a cómo estamos. La CNV nos invita a ir más allá de ellas y reconocer y expresar los sentimientos con mayor especificidad. -CNV

Según esta metodología, cuando nos preguntamos ¿Cómo nos sentimos? conocer mejor nuestros sentimientos nos ayuda a dejar de limitarnos en responder

“bien” o “mal” y cambiarlos por sentimientos más específicos y apropiados para así lograr entender y trabajar mejor sobre nuestras necesidades y relaciones.

Ella nos invita a pensar en que es un buen momento de la vida para explorar más el cómo nos sentimos, aprender a canalizar sentimientos así mismo preguntarnos qué podemos hacer al respecto y cómo y qué podríamos diseñar en función a esto.

Entre las necesidades que identificó que este año se han visto afectadas para ella y probablemente gran parte de las personas debido al distanciamiento social, fue la del contacto físico, y entre cálidas risas como la compañía de su perro Nano le ha ayudado en este aspecto. Nos cuenta que es fundamental como diseñadores y como personas entender las necesidades humanas, como la expresión de contacto con los demás, y que está bien sentirnos así, y una vez más nos comenta la relación directa de las necesidades como criterios de diseño, pues diseñamos para personas que necesitan todos estos aspectos.

Aprendizajes del 2020

Entre los mayores aprendizajes de este año han sido los cambios y lecciones, cómo Pulse ha ido encontrando fortaleza y conexión con una nueva filosofía y metodología. Así como han logrado incontables experimentos de todo tipo y felicidad en una nueva forma de libertad muy diferente a la que estaba atada ocho meses atrás y donde hoy en día ha podido encontrar en la libertad en otros aspectos.

Gracias Diana por dejarnos este mensaje tan valioso de invitación para diseñar la vida y tomarnos un tiempo para hacer una pausa e identificar cuales son las necesidades más básicas en la vida de cada una, tomar el criterio de diseño para la vida y conectar con nuestros propios sentimientos. De parte de toda la comunidad de +Mujeres en UX en Costa Rica queremos agradecerte por ser una gran influencia e inspiración como mujer y diseñadora, valiente y soñadora que nos enseñas que la vida es un gran lienzo en blanco listo para comenzar a diseñar de nuevo.

Welcome back Diana