Entrevista a Diana Zuleta: Diseñando nuestra propia historia de vida

Por Karol Ovares y Priscila Gonzalez

En medio de un momento donde se viven sentimientos de incertidumbre y en una noche cercana a su cumpleaños, tuvimos la oportunidad de conversar con una gran diseñadora y líder por excelencia para conocer más a fondo sobre cómo el diseño ha sido la guía de gran parte de su historia de vida, además de invitarnos a luchar por nuestros sueños y aprovechar los retos para reinventarnos.

Diana se desempeña como directora de arte interactivo, actualmente es fundadora y directora de la empresa Pulse, conferencista internacional, docente y facilitadora para procesos de co-creación, creatividad e innovación.

Conociendo a Diana

Sus inicios con el diseño, pasiones e inspiraciones

Costarricense y de 36 años de edad, Diana nos comenta que se considera una persona comunicativa y expresiva. Disfruta del arte, la danza, escribir, cantar y nos revela su sensibilidad estética a través de la pasión por el diseño, el cual se convirtió en una de las cosas que más disfruta hacer en la vida y nos cuenta cómo su trabajo gira entorno a esto. Tiene un don y química para que las personas confíen en ella, lo cual le aporta muchísimo en el campo que se desarrolla porque puede entender a las personas de una mejor manera.

“Me gusta mucho la gente, tengo algo con la gente y la gente tiene algo conmigo”

Viene de una crianza “típica”, de padres emprendedores, con un papá abogado de profesión quien es comprensivo y pausado en contraste con su mamá, ingeniera de profesión y una mujer de armas tomar.

La influencia de su madre la llevó a pensar que toda la vida sería ingeniera sin embargo, siempre se reflejó una inquietud distinta en sus cuadernos por medio de sus dibujos. Es por esto que en su etapa universitaria estudió por dos años Ingeniería Química, y en medio de dudas se animó a considerar para optar por los exámenes de Comunicación Colectiva y Diseño Industrial, donde a sus 19 años y con tanta incertidumbre tomó la decisión de que Ingeniería definitivamente no sería lo suyo.

Esto motivó a Diana para emprender un viaje Colombia en el 2004, para estudiar Diseño Gráfico en la Universidad Nacional, una de las mejores universidades de Latinoamérica y con trayectoria en el área de diseño por casi 60 años con un gran equipo académico.

Al terminar sus estudios en Colombia regresó con ideas muy distintas en relación al mundo de las artes en Costa Rica lo que hizo que se sintiera un poco ajena a su círculo al no haber vivido la etapa universitaria en el país y no querer ejercer donde la mayoría de los diseñadores gráficos solían trabajar en ese entonces. Ella siempre tuvo claro que deseaba trabajar propiamente en diseño, por lo que decidió animarse en el camino de emprender.

Inicios de Pulse con interacción

Pulse es una empresa costarricense que actualmente se caracteriza por ser pionera en interacción así como en desarrollar también procesos de creación de identidad, construcción de marca como experiencia, contenido y el diseño de productos y servicios que se enfocan en la generación de valor para las empresas y sus consumidores.

Diana como fundadora, nos cuenta que el emprendimiento inició en un espacio en la casa donde ella vivía y con poco personal pero que posteriormente y a lo largo de los años han tenido la oportunidad de crecer mucho más tanto en colaboradores como en espacio físico, hasta darse cuenta que actualmente ya tienen alrededor de diez años y medio en el campo.

Todo inició de la relación con la tecnología. Ella nos cuenta que siempre le ha gustado comunicar y el tener una herramienta como la tecnología para comunicar fue la oportunidad de mostrar algo distinto con el interés de observar cómo reaccionan las personas con una propuesta enfocada en experiencias físicas. Así mismo nos comenta, que el vender tecnología ha sido un proceso difícil, por tratarse de interacción y experiencia de usuario.

A los cuatro años de haber iniciado el proyecto Pulse, Diana sintió la necesidad de aprender más. La intuición la guió en aplicar a la escuela de innovación y negocios Hyper Island en Suecia, en la cual fue admitida para estudiar Dirección de Arte Interactiva, bajo un programa holístico donde abarcaría desde el área de programación hasta la experiencia de usuario.

Para ella la experiencia de cursar el programa fue crucial, innovador y dinámico para crear ideas y aplicarlo en diseñar un equipo, un modelo de negocio que posteriormente le cambiaría la perspectiva.

“Yo nunca me imaginé que iba a formar una empresa, sino simplemente quería ejercer una práctica”.

Hoy en día el equipo lo conforman varios profesionales de distintas disciplinas desde; diseño gráfico, interacción, ingeniería industrial, electrónica, producción audiovisual enfocada tanto en cine como animación, producción ejecutiva enfocado en diseño de audio, comunicación, generación de código y administración.

Pulse cree en la equidad de la fuerza laboral, el valor de los pensamientos distintos, la historia detrás de cada persona y la búsqueda de un grupo heterogéneo por lo que se generan procesos interesantes de selección en sus colaboradores. Diana considera su equipo como una familia ya que ha tenido la oportunidad de laborar con personas desde hace 9 años hasta un año y medio, con el integrante más nuevo.

¿Por qué el nombre Pulse?

El nombre de Pulse está inspirado en un disco de Pink Floyd del mismo nombre que representa una manera de mostrar las emociones y que se fortalece más con las experiencias y sensaciones que tienen las personas ante los productos que crean.

La sensibilidad con la gente, los distintos lugares a los que ha viajado y en los que ha vivido le han ayudado a Diana a formarse como persona, con experiencias positivas y otras no tan positivas que le han regalado muchísimo aprendizaje, razón por la cual se siente sumamente agradecida en este viaje desde que fundó Pulse.

“Llevarse bien con la vida es una dinámica, se trata comprender muchos factores y de la manera de entender cómo se puede operar con lo que tenés, cómo hablás con alguien para que te pueda ayudar, cómo encontrás caminos y aprendés soltar lo negativo para quedarse con los aprendizajes”

¿Qué retos y qué logros ha encontrado al liderar una empresa como Pulse?

Entender y trabajar con procesos burocráticos de ser empresaria ha sido retador, principalmente cuando se trata de una PYME. Sin embargo, destaca que cuando se logran establecer dinámicas de trabajo colaborativo y lazos de trabajo y colaboración con el Estado, es muy valioso saber que se diseñan productos que generen cambios, experiencias y aprendizajes para públicos más amplios, inclusive de proyectos dirigidos a la sociedad.

Tener una empresa en la que el principal producto es el diseño también ha sido complicado al momento de poder vender un servicio ya que significa prácticamente vender intangibles que muchas veces cuesta que las personas entiendan de primera entrada.

La dedicación hacia su equipo es sumamente importante para ella y al mismo tiempo significa un reto muy grande cuando se mezcla con muchas otras tareas que debe organizar y gestionar.

Además, le es sumamente retador pero necesario buscar los espacios para que ella misma pueda descansar y entender que necesita cuidarse a sí misma para cuidar posteriormente al equipo.

Diana destaca que siente muchísima satisfacción y alegría cuando ve que los productos en los cuales ponen tanta dedicación y esfuerzo finalmente se presentan y utilizan.

Un ejemplo reciente de ello es la renovación de dos salas interactivas del Museo de Oro Precolombino, donde con la estación “U Sulé” se tiene la oportunidad de conocer sobre la historia de la creación del universo según las tribus Bri Bri y Cabécar. El momento de la entrega y presentación de este proyecto lo describe como una felicidad combinada, al ver que los productos funcionan, que se pudieron llevar a cabo y que al mismo tiempo permite a tantas personas aprender de una forma innovadora y dinámica.

Pulse fluyendo en medio de tiempo de crisis

Diana nos cuenta que la ventaja de ser administradora de su propio negocio y a la vez diseñadora ha sido poder jugar con la incertidumbre. Plantearse preguntas las cuales no siempre tienen respuestas, pero se van encontrando sobre la marcha.

Actualmente se están viviendo momentos con otro nivel de magnitud y como líder ha tenido que tomar grandes decisiones, donde ha planteado objetivos nuevos para flotar en la situación. Esto la ha puesto en una posición complicada, sintiendo así la responsabilidad con su equipo.

Ella nos cuenta todo lo que significa el valor de su equipo, afirmando que si bien es cierto las deudas llegan y se pensaría que no tiene lógica llevar una empresa en este momento, no se deja guiar por lo que le dice la lógica siendo más crucial que el equipo entienda las circunstancias y puedan tomar decisiones en conjunto. Actualmente se encuentra en el proceso de cómo reflejar esos valores en Pulse, en generar oportunidades de comunicación y creación de nuevas de metodologías de trabajo.

La situación de la pandemia, ha significado prácticamente un “renacer”, aquel borrón y cuenta nueva que le han llevado a definir nuevas metas para Pulse.

La riqueza de trabajar con cosas tan inciertas significa además un reto constante y la oportunidad de no estancarse ni continuar haciendo las mismas cosas durante lapsos de tiempo sino de refrescarse.

Una palabra sumamente importante para Diana es el valor.

Poder demostrar cuál es el valor que brinda Pulse en el mercado, a qué apuestan y pueden aportar, teniendo claro cómo se toman las decisiones para buscar diferentes oportunidades.

“Ninguna persona tiene mi manera de ver las cosas ni yo la de nadie más por tanto eso me ayuda a entender y construir esa bolita de valor desde nuestro trabajo. Siempre nos preguntamos: ¿Qué haría Pulse para enfrentar esos retos y cuál sería la manera más desafiante para resolverlos?”

Un mensaje para las chicas de la comunidad de +Más Mujeres en UX CR

Después de una charla amena y de muchos aprendizajes por medio de su experiencia Diana nos compartió un mensaje final para la comunidad.

Considera que es sumamente importante y necesario encontrar la misión que vale la pena para sí misma, meterle toda la fuerza que se pueda y confiar en lo que se está sintiendo y pensando, ser fiel a esa idea de crecimiento. No hay una mejor persona que uno para saber hacia dónde se va y cómo lo va a lograr principalmente en momentos críticos y difíciles. Conocerse primero a sí misma para posteriormente compartir las inquietudes con otras personas. Además, es importante entender que el miedo va a estar presente siempre pero hay que continuar y salir adelante a pesar de sentirlo.

Agradecerse a sí misma es lo más importante y es algo que constantemente se nos olvida, tratemos de hacerlo constantemente.

Agradecemos profundamente a Diana por este espacio tan valioso y enriquecedor y las invitamos a seguir más de cerca su trabajo en la página web de Pulse y sus redes sociales.

Facebook

Instagram

Twitter